Por qué eres la persona menos adecuada para tasar tu producto (Parte II)

Sigamos hablando de precios.

De precios y del verdadero valor de las cosas.

Hace poco, trabajé en la venta de un curso cuyo precio se acercaba peligrosamente a los 1.000€.

Es decir, que se vendía a 997€.

Ya sabes, los números acabados en 7 venden más y bla, bla, bla.

Me voy a guardar la temática del curso para mí. Espero que no te moleste.

Lo que está claro es que no era un curso barato.

¿Significa eso que fuese caro?

Tampoco.

Este curso era la versión mejorada, expandida y “profesionalizada” de otro curso de la misma materia que se había vendido bastante bien por 297€.

“Ala, pero si se vendió bien a 297€, ¿por qué subir tanto el precio?”

Por dos razones.

La primera ya te la he dicho.

Este curso era una versión mejorada. Muy mejorada.

Más módulos, información más detallada, mejor soporte, sesiones en directo con los autores para resolver dudas…

Mayor valor, en general.

La segunda es la siguiente:

Las personas que cursaron la primera edición del curso y pagaron 297€ no solo habían recuperado la inversión.

Muchos de ellos habían generado varios miles de euros con lo aprendido.

En 3 meses.

Y, de hecho, algunos decidieron apuntarse a esta segunda edición.

No creo que lo hicieran por capricho…

¿Es caro, entonces?

Si con lo que aprendes vas a recuperar la inversión y ganar varios miles de euros más… quizás no tanto.

Todo va en función del valor que reciba el alumno.

Cuando se anunció el precio, en un webinar en directo, hubo mucha gente que dijo eso: “¡Qué caro! ¡Hay formaciones de lo mismo por menos de la mitad!”

Bueno.

Estás en tu derecho de cursar esas otras formaciones.

¿Pueden decir que han hecho ganar varios miles de euros a quienes las han cursado?

Quizás sí.

No lo sé. 

Lo que sí sé es que esta formación podía decir sin miedo a equivocarse que sí.

¿El resultado?

Muchas ventas.

Más que en la edición anterior.

Con el curso a 997€.

No midas el precio de tus formaciones por lo que opina la gente. Mídelo por el valor que aportas y lo que consiguen las personas que se forman.

Si no, estás teniendo mentalidad de pobre.

Si piensas que tu curso es caro es porque no estás seguro de su valor.

O bien porque crees que no hay gente que pueda o esté dispuesta a pagarlo.

 

Si quieres recibir correos como este en tu bandeja de entrada, date de alta:

 

Para cumplir con la RPGD, tienes que aceptar la política de privacidad. Tu email se almacena en el proveedor de email marketing Mailchimp, que también cumple la RPGD.