Lo que ve tu cliente cuando cierra los ojos

Hoy te traigo una frase muy buena para entender cómo funcionan las ventas.

La encontré ayer en mi teléfono. En una de esas notas que tomo cuando veo cosas interesantes y que casi siempre caen en el olvido.

No sé dónde la escucharía, la verdad. Pero dice así:

“Vivimos en un presente eternamente incompleto y un futuro eternamente mejor.”

Es muy real.

Seguro que coincides conmigo. Y que, si lo piensas, te darás cuenta de que es así para ti también.

Vivimos pensando en el futuro. Siempre.

En qué tiempo hará mañana. En qué comeremos mañana. En a quién veremos mañana.

Y sobre todo en cómo mejorará nuestra vida mañana.

Los seres humanos vivimos constantemente imaginando un futuro mejor en el que todo nos va de maravilla.

Tenemos una novia cañón, un trabajo que te cagas y una casa de ensueño.

Quién no ha soñado con esas cosas.

A mí aún me falta la tercera, pero voy camino de ello.

También hay gente que no. Hay gente que es pesimista por naturaleza. Pero son menos y no suele convenir enfocarse en ellos (a no ser que vendas sogas de la máxima calidad).

Pero a todos esos soñadores, puedes venderles.

¿Cómo?

Ayudando a que visualicen cómo lo que tú ofreces contribuye a acercarles un poco más a esa vida que se imaginan cada noche cuando cierran los ojos e intentan dormir.

No es fácil, pero funciona muy bien.

Y se hace a través de los textos de venta. A través del copywriting.

 

Si quieres recibir correos como este en tu bandeja de entrada, date de alta:

 

Para cumplir con la RPGD, tienes que aceptar la política de privacidad. Tu email se almacena en el proveedor de email marketing Mailchimp, que también cumple la RPGD.