Cómo Redactar Un Email A Puerta Fría Para Ofrecer Tus Servicios

escribir un email

Si quieres tener el enfoque necesario para saber cómo redactar un email a puerta fría, lo primero es ponerte en situación.

Vender a puerta fría es intentar vender a quien no te conoce ni se ha interesado por tus productos o servicios. A mucha gente, eso le resulta aterrador. Incluso puede parecerte de mala educación. Pero lo cierto es que con mano izquierda y un poco de copywriting, es una estrategia que puede traerte muy buenos resultados en el entorno online.

Ningún método de captación de clientes ofrece tantas ventajas como enviar un email. El conocido “email a puerta fría” no supone ningún gasto. Y los resultados que ofrece son a corto plazo.

Pero antes de que te emociones demasiado, te doy la mala noticia: enviar emails ofreciendo tus servicios (sin autorización de quien lo recibe) se considera spam. Y eso es ilegal.

En este artículo te explico cómo puedes redactar un email a puerta fría que esté dentro de la legalidad y que tus potenciales clientes no perciban como de venta.

Qué no es un email a puerta fría

Lo primero que debes tener claro antes de redactar un email a puerta fría es que no es un email de presentación personal. Entenderlo así es el error más habitual. Y el que hace que la mayoría de la gente no obtenga resultados con esta estrategia.

Como ya he dicho alguna vez, a tus potenciales clientes no les importáis ni tú ni tu negocio. Si quieres escribir un email que tenga posibilidades de generar clientes, debes interiorizar eso.

Esto es lo que NO debes hacer

Quizás te sorprenda, pero cuando escribes un email a puerta fría no debes intentar vender nada. Un buen email a puerta fría no te presenta como profesional. Tampoco trata de convencer al cliente. En lugar de eso, busca que la otra persona se dé cuenta por sí misma de que necesita el producto o servicio que tú ofreces. Pero sin que tú se lo ofrezcas.

Suena absurdo, pero no lo es. Ya verás.

Cómo redactar un email a puerta fría

Para escribir un email a puerta fría efectivo, debes tener una justificación para hacerlo. Es decir, motivos por los que escribir. Eso es lo primero. De lo contrario, el cliente va a oler a venta desde su casa. Y eso activará todas sus defensas.

Ya sé que tu único motivo es que quieres que te contraten. Pero nadie lo hará si se dan cuenta.

La cosa cambia mucho si a la hora de redactar el email, eres más sutil. Lleva más trabajo, pero vale la pena.

Antes de escribir el email, debes hacer 2 cosas:

  • – Revisa la página web de ese cliente potencial.
  • – Preocúpate por investigarlo y entender sus necesidades.

Cuando tengas eso claro, puedes empezar a escribir.

Asunto

El único objetivo del asunto de tu email es que ese potencial cliente lo abra.

Para ello, lo mejor es que ese asunto le “asuste”. Y con esto no quiero decir que le amenaces de muerte. Lo que puedes hacer es avisar de que has detectado algunos problemas en su negocio.

Asegúrate de que son problemas que están relacionados con tus servicios, claro.

¿Qué crees que va a pasar? La mayoría de las veces, lo va a abrir.

A nadie le gusta que haya problemas en su negocio. Y si alguien te dice que ha visto alguno, como mínimo te va a llamar la atención.

Ahí ya has superado la primera y principal barrera, que es despertar su curiosidad y que abra el email

Pasemos al contenido, que es donde está la chicha.

Contenido

Cuando te pones a redactar un email a puerta fría, debes centrarte en ese cliente potencial. Si hablas de ti mismo le pondrás alerta. Y si eso pasa, la cosa se pone cuesta arriba.

Para evitarlo, es importante que no parezcas interesado en que esa persona sepa quién eres. Tu email debe parecer fruto de la casualidad.

Puedes decir que estabas leyendo un artículo de su blog o inventar otra excusa. Pero que parezca casual.

redactar un email a puerta fría
El clásico "Pasaba por aquí."

Luego, le hablas de esos problemas que has detectado. Y de paso le sueltas algunas píldoras superficiales sobre cómo solucionarlos. También puedes recomendarle algún artículo de tu blog donde hables acerca del tema (sin enlazar, porque parecerás spam).

Nunca te ofrezcas para hacerlo por él. Solo siembra el miedo.

Tampoco propongas una reunión, ni hables de descargas gratuitas y ese tipo de cosas que también huelen a venta.

No sé tú, pero yo creo que redactar un email de esta manera te hace mucho más creíble. Y seguramente esa persona pase a leer tu artículo.

¿Ves la diferencia?

De esta manera, abres los ojos a ese posible cliente sobre un problema. Le dejas con la mosca detrás de la oreja.

¿Y qué experto en la materia estará delante de sus narices? Exacto: tú.

No olvides que tienes que hablarle de problemas reales. No vale que te inventes errores. Esto es muy importante. Vender bien es ayudar, nunca engañar. Eso no es vender, es otra cosa.

Otras consideraciones importantes

A parte de lo que ya te he comentado, hay más. Son algunos detalles que tienes que tener en cuenta para evitar que tu email levante sospechas.

Vamos a verlo:

Exprésate como tu cliente

Si quieres que ese posible cliente muestre interés, háblale claro.

La gente que nos habla de cosas en términos que no entendemos no nos impresiona. Al contrario. Nos genera un poco de rechazo.

Si quieres despertar simpatías, te recomiendo que te expreses en el lenguaje de ese potencial cliente. Él te lo agradecerá, comprenderá mejor el problema y estará más dispuesto a escucharte.

Usa fórmulas

Aunque a primera vista no parezca un email de venta (¡no debe parecerlo!), en realidad lo que haces es escribir un email de venta en toda regla.

Si quieres que sea más efectivo, puedes usar fórmulas de copywriting: PAS o AIDA son ideales para este tipo de emails.

Destacas un problema, lo agitas y dejas caer una solución.

Puedes aprender a usarlas en este artículo que publiqué sobre fórmulas de copywriting.

Saca provecho a la firma de tu email

Esto es algo que no solo hago cuando envío emails a puerta fría. Mis emails siempre llevan una firma con los enlaces que más me interesa que vean mis potenciales clientes: el de mi web y el de mi lead magnet.

Nunca se sabe cuándo puedes captar un nuevo suscriptor o despertar interés por tu web en la otra persona.

En este caso, además, es tu forma sutil de presentarte, ya que no lo has hecho antes para no parecer vendedor.

Si tu email demuestra que sabes de lo que hablas y la otra persona se da cuenta de que el problema que le cuentas es real, seguro que se pasa por tu página web.

La firma de mis emails.

CHECKLIST: redactar un email frío efectivo

Para que te quede más claro cómo redactar un email frío, he resumido los puntos más importantes en esta lista:

  • 1. Llama la atención con un asunto que "asuste" al posible cliente.
  • 2. No te presentes al principio.
  • 3. Haz que tu email parezca una casualidad.
  • 4. Usa lenguaje sencillo e intenta no despertar alarmas en el lector.
  • 5. No vendas nada.
  • 6. No ofrezcas ninguna descarga gratuita.
  • 7. No propongas una reunión.
  • 8. Ayuda, pero no profundices demasiado.
  • 9. Sigue alguna fórmula de copywriting.
  • 10. Enlaza a tu web y a tu lead magnet desde tu firma.

Es hora de escribir un email a puerta fría

Ha llegado la hora de poner en práctica esta estrategia.

Coge ese checklist, busca unos cuantos posibles clientes y ponte a escribir un email de esos que escuecen. Si lo haces bien, es posible que de ahí salga un nuevo cliente.

¡A por ello!

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

1 comentario en “Cómo Redactar Un Email A Puerta Fría Para Ofrecer Tus Servicios”

  1. Muchas gracias por esta explicación.

    Me ha quitado un poco el miedo de empezar a escribir los emails a puerta fría, no por saber qué decir, sino por el rechazo o la ignorancia de quien los lea.

    Espero tener mano izquierda y conseguir buenos clientes.

    Paky PD

    Responder

Deja un comentario

copywriter de mallorca

Hola, soy Luis

Soy copywriter y redactor de contenidos. Descubre los 5 errores más comunes de copywriting que están haciendo que vendas menos a través de tu página web.

Ebook gratuito:

5 errores comunes de copywriting

Date de alta y recibe ahora mismo mi ebook gratuito en tu bandeja de entrada.
 
Además, 3 veces a la semana envío emails con consejos para vender más a través de tu web.
 
Si te cansas, te das de baja con un click. No me ofenderé.