Qué haría Abraham Lincoln si tuviese un negocio online

“Dame 6 horas para talar un árbol y dedicaré 4 a afilar el hacha.”

Esta frase, atribuida a Abraham Lincoln, tiene mucho que enseñarnos sobre cómo funcionan las ventas en Internet.

Y sí, también indica qué haría él si tuviese un negocio online.

Mira.

Mucha gente cree que vender en Internet es sencillo.

Creen que es llegar y besar el santo: tienes un producto, montas una web donde ofrecerlo y empiezas a recibir tu dinerito de manera continua.

Qué gusto, eh.

Pero lo cierto es que vender en Internet no se parece en nada a eso.

De hecho, vender en Internet es solo el resultado natural de llevar a cabo muchas acciones de manera correcta.

Una de ellas, y que la mayor parte de las empresas ignora, es captar emails.

El email marketing sigue siendo una herramienta tremendamente efectiva para vender en Internet. Y en entornos B2B, más todavía.

Quien tiene un suscriptor tiene un tesoro, como se suele decir.

O algo así.

Aunque no vale cualquier suscriptor: tienen que ser potenciales clientes.

Y si hablamos de B2B, esos potenciales clientes tienen que ser el mando decisor.

Porque la venta en B2B es un proceso largo.

Los clientes miran mucho, barajan diferentes opciones, se lo piensan…

Por eso el email es perfecto para este entorno. Porque te permite mantenerte en la mente del potencial cliente.

Eso es clave.

Si el día que se decide a dar el paso le vienes tu a la cabeza, has triunfado.

Pero eso solo se consigue estando presente de forma habitual en su vida.

¿Y cómo hay que estar presente?

Bueno, eso ya es otro tema.

Lo que sí sé es que Abraham Lincoln empezaría por crear un buen lead magnet, un regalo gratuito para atraer suscriptores, y se pondría a captar emails como un loco.

 

Si quieres recibir correos como este en tu bandeja de entrada, date de alta:

 

Para cumplir con la RPGD, tienes que aceptar la política de privacidad. Tu email se almacena en el proveedor de email marketing Mailchimp, que también cumple la RPGD.